Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Vigilancia comunitaria por cuadrantes: de la rigidez al dinamismo para enfrentar el delito

Publicado el Lunes, 13 Julio 2020, en Divulgación académica, Destacados

La Alcaldía Mayor de Bogotá anunció la restructuración del esquema de vigilancia comunitaria por cuadrantes para hacerle frente a la delincuencia que aqueja a la ciudadanía ¿Cómo funcionaba esta estrategia? ¿Cuáles son sus principales dificultades? ¿Qué cambiará?

unidadeUnidad adscrita al Modelo Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes / Policía Nacional

 

El Plan Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes (PNVCC) nace en 2010 con el propósito de acercarse a la comunidad y optimizar el servicio de la policía a través de la delimitación territorial. Se implementó principalmente en las ciudades de Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Cúcuta, Bucaramanga, Pereira y Cartagena, y gradualmente en otros territorios del país. En 2013 este Plan se transformó a lo que hoy se conoce como el Modelo de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes (MNVCC). 

De acuerdo con Isaac Morales, coordinador de la Línea de Seguridad Urbana y Crimen Organizado de la Fundación Paz y Reconciliación, este modelo pretendía identificar unidades operativas más pequeñas para tener un mayor control territorial, conocidas como cuadrantes, orientados a contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de la comunidad a través de la solución de problemáticas de convivencia y seguridad, y estableciendo relaciones efectivas de coordinación con otras entidades y con la ciudadanía en general. Es así como los ciudadanos debían conocer el cuadrante que tenía jurisdicción en el barrio donde se localizaba su vivienda y comunicarse directamente al número telefónico dispuesto para su atención. 

La Policía Nacional de Colombia describe el MNVCC como un modelo de trabajo flexible e incluyente que tiene en cuenta las características y problemáticas específicas de cada comunidad para plantear soluciones particulares y efectivas, a través del rediseño del Análisis Integral de Seguridad y Convivencia Ciudadana, no obstante, “se convirtió en un modelo estático que simplemente se limitaba al patrullaje y a la reacción”, considera Morales. 

Después de 10 años de implementación, son varios los aspectos positivos y negativos que podrían mencionarse de esta estrategia. Dentro de los primeros, es importante señalar que el MNVCC se ha convertido en un referente para otros países para el abordaje de la convivencia y seguridad ciudadana; Colombia fue pionera en la vigilancia comunitaria por cuadrantes. El investigador resaltó otros logros como la articulación del trabajo en calle con los instrumentos de seguimiento y consolidación de información delictiva; el uso de recursos tácticos y operativos como los Centros de Información Estratégica Policial Sectorial y las acciones concretas de la policía para apuntarle al delito. 

Sin embargo, la principal dificultad radica en la rigidez de un esquema de seguridad y vigilancia por cuadrantes frente a una expresión de la delincuencia dinámica. “Es un modelo desactualizado, que responde solamente a una visión geográfica más que de atención a los delitos”, manifiesta Isaac Morales. Además hay problemas en la interpretación de los diferentes tipos de cuadrantes que plantea el MNVCC y su composición interna; “aparecen cuadrantes de diferentes tamaños, sin relación alguna con la población o con el delito, simplemente se define y limita geográficamente”, dice. 

Otras dificultades radican en la aplicación de las tablas de acciones mínimas requeridas (tamir), una herramienta en la que están plasmadas las acciones policiales que se deben realizar durante la prestación del servicio policial. “Era como decirle al policía que tenía que cumplir con un mínimo de tareas en relación a las capturas o comparendos, por ejemplo”, señala el investigador. Finalmente, los distintos y dispersos canales de denuncia, dado que cada unidad tiene su propio número de teléfono de atención con lo cual se produce una desintegración con el sistema de información de seguridad y emergencia (Línea 123). 

El secretario de Seguridad, Hugo Acero, le suma a estos problemas el amplio número de funciones que tenía el cuadrante respecto a la recolección de información de su comunidad. “El policía tenía que tramitar soluciones sociales, de infraestructura y hasta de servicios en su cuadrante; esto lo debería hacer la administración, en coordinación con los ciudadanos”, afirma. 

Un modelo de cuadrantes móviles

En este contexto, la Alcaldía de Bogotá anunció la implementación de un modelo de vigilancia por cuadrantes más flexible, que pueda moverse estratégicamente de acuerdo con las necesidades ciudadanas y en relación a la dinámica criminal. “No es el policía que no puede hacer nada por fuera de su cuadrante, sino un polícia dinámico que presta servicios de seguridad y vigilancia en territorios más amplios”, asegura el secretario Acero. 

Esta es una propuesta de la Dirección de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional para fortalecer el esquema de vigilancia por cuadrantes, que aún está en construcción. Por el momento, esta medida estará focalizada en 52 barrios de siete localidades: San Cristóbal, Rafael Uribe Uribe, Bosa, Kennedy, Suba, Los Mártires y Ciudad Bolívar, donde se han encontrado puntos críticos de delincuencia, especialmente hurtos y homicidios.

Para el investigador Isaac Morales “era necesario y casi que obligatoria la reestructuración del esquema del MNVCC”, por una estrategia en la que prime la prevención, para anticiparse a las expresiones del delito. “Si un modelo de vigilancia comunitaria está enfocado en la prevención, estoy haciendo mucho más por el control del delito que cuando estoy reaccionando”, indica. 

Es necesario “pensar en unos cuadrantes dinámicos que respondan a la transformación del crimen: unidades de reacción (patrullaje), de vecindario y mixtas, con el concepto del policía polivalente, que está pendiente del bienestar y la convivencia de los ciudadanos”, agrega. 

En el nuevo modelo se creará un sistema único de recepción de denuncias a través de la Línea 123 para tener más control y eficacia en la respuesta. También se contempla que los uniformados que no estén en pie de fuerza apoyen las labores de inteligencia e investigación de la delincuencia; y el regreso de la policía comunitaria, encargada de garantizar la convivencia entre los ciudadanos. 

  • *097

    Escrito por Paola Medellín Aranguren

    Las opiniones contenidas en este artículo no expresan necesariamente la posición del Instituto de Estudios Urbanos de la Universidad Nacional de Colombia.

    • Etiquetas: Convivencia, crimen, Cuadrantes, delito, MNVCC, PNVCC, Policía, Vigilancia
    • Visitas: 10174
    • Calificar:
      5.0/5 Rating (4 votos)

    Consola de depuración de Joomla!

    Sesión

    Información del perfil

    Uso de la memoria

    Consultas de la base de datos