Escudo de la República de Colombia

Viviendas informales rondan frontera amazónica

Publicado el Martes, 08 Enero 2019, en Noticias

En el censo de 1993, solo en Leticia se registraron cerca de 20.000 habitantes en el área urbana, mientras que en el de 2005 se llegó a una cifra de 40.000 habitantes.

Foto archivo particular_Unimedios

Por Agencia de Noticias UN

El profesor Jorge Aponte Motta, investigador del Grupo de Estudios Transfronterizos de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), señala que el trabajo de campo y las entrevistas realizadas llevan a pensar que existe una posible relación entre la urbanización formal y la informal en el proceso de la producción del espacio urbano en las ciudades de Leticia (Colombia) y Tabatinga (Brasil). 

Tal situación obedecería “no solo a que estos nuevos asentamientos están prácticamente desarrollados sobre la línea limítrofe, sino al hecho de que pasar de un lado al otro o comprar tierras, en Brasil o en Colombia, permite acceder a servicios sociales”. 

Al respecto, el docente encontró que si se consiguen papeles brasileños es mucho más económico comprar en el vecino país, lo que ha originado un mercado transfronterizo de tierras. 

Agrega que en 2008 se observaban apenas unas pocas viviendas sobre el límite internacional, del lado brasileño. Hacia 2013 estas se multiplicaron y conformaron un nuevo barrio de Tabatinga, Vila Brasil, construido informalmente por migrantes de poblaciones indígenas y ribereñas de Perú, Colombia y Brasil. 

En esta dinámica del mercado de lotes del lado de Brasil, muchos de los compradores son colombianos o peruanos. Ellos adquieren estos terrenos a costos mucho más bajos, pues mientras en el Xingú (Brasil) el precio está entre 3.000 y 5.000 reales (unos 3 o 5 millones de pesos colombianos), en Leticia un lote rústico en la periferia norte oscila entre los 10 y 15 millones de pesos. 

“Pareciera que al irse saturando la zona de expansión urbana de Leticia hacia el norte, y al elevarse cada vez más el precio de las parcelas, los compradores se han movido hacia estos nuevos proyectos, donde el precio del lote es mucho menor y la oferta mayor”, comenta el docente. 

La “invasión-donación” parece ser un elemento estructurador del proyecto urbanístico y de la estrategia de conversión de suelos rurales a urbanos que opera al norte de Tabatinga. 

“Por ejemplo, al norte de la parcelación Xingú se encuentran Vila Brasil II y Vila Nova, asentamientos cuya autodenominación se mueve entre ser un barrio o una comunidad, bien de agricultores o de indígenas, quienes buscan el reconocimiento de las autoridades brasileñas como legítimos ocupantes de tierras”, cuenta el profesor. 

Además indica que el objetivo de la investigación era observar cómo habían crecido Leticia y Tabatinga en los últimos años. “En mi primera visita observé un patrón de crecimiento sobre el límite, que había comenzado en la zona de la quebrada San Antonio, en la frontera con Brasil, y se había extendido de manera similar hacia el norte”. 

Urbanización marginal 

Para el estudio se hizo un análisis de las morfologías urbanas fronterizas, es decir que se observaron los planos y las trasformaciones –en planimetría y fotografía– de uso del suelo y las formas urbanas. Luego, por medio de un recorrido de campo, se identificaron nuevos elementos de transformación del paisaje urbano: cómo era el suelo en determinado tiempo, y qué elementos se ven en otro momento. 

Además se entrevistaron a actores urbanos, entre habitantes de casas como dueños de parcelas o personas que pretendían comprar suelos en el área fronteriza. En ese ejercicio se reforzó la idea de que había un patrón de articulación entre unos procesos de marginalidad en la ocupación del suelo y los barrios formales. 

“Si uno comienza a ver los procesos de urbanización de Leticia y Tabatinga, parece ser que primero hay una toma ilegal o invasión de tierras en barrios, favorecida por algunos actores urbanos, y pocos años después se da la formalización de un barrio, o hay otro de promoción pública justo al lado”, afirma. 

Agrega que a través de este estudio se denunció un patrón que –por lo menos del lado colombiano– se repetía: un ciclo de urbanización marginal. Del otro lado, en Tabatinga “parece ser que grandes propietarios de tierras favorecen de alguna forma la ocupación irregular de terrenos, lo que a mediano plazo los conduce a parcelar sus tierras e insertarlas al mercado urbano”, concluye.

  • Etiquetas: Amazonas, Brasil, frontera, mercado, urbanización informal, vivienda
  • Visitas: 47
  • Calificar:
    0.0/5 Rating (0 votos)