Escudo de la República de Colombia

Segunda vuelta para Alcalde de Bogotá, ¿más legitimidad o inconstitucionalidad?

Publicado el Jueves, 14 Febrero 2019, en Destacados, Noticias

Permitir una mayor gobernabilidad y darle más legitimidad al alcalde electo es el objetivo principal del proyecto de acto legislativo por medio del cual se busca una segunda vuelta para las elecciones en Bogotá. Sin embargo, los opositores a la medida señalan que es nociva porque cambia las reglas de juego en un año electoral.

Foto Registraduría Nacional

Sobre esto debatieron Juan Carlos Losada, representante a la Cámara por el Partido Liberal y coautor del proyecto de acto legislativo, y el concejal de Bogotá por el Polo Democrático Alternativo, Manuel Sarmiento, en el programa Observatorio de Gobierno Urbano del Instituto de Estudios Urbanos (IEU) de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), que se transmite por U.N. Radio.

Losada explicó que la intención de este proyecto es darle una solución a la inestabilidad política en la que se encuentra la capital, dado que sus dos últimos alcaldes han tenido un porcentaje de elección muy bajo, cercano al 30 por ciento y la aprobación de ambos estuvo entre 12 y 18 por ciento.

No obstante, el concejal Sarmiento señaló que “no es bueno para una democracia romper las reglas de juego a unos meses de una elección”, dado que implicaría una modificación en la Constitución Política. Además aclaró que “la legitimidad de un gobernante no depende de la segunda vuelta sino de qué tan bueno o malo es su mandato. Tal es el caso del presidente Iván Duque, quién ganó por mayoría en segunda vuelta pero sus políticas han hecho que tenga una desfavorabilidad ante la opinión pública”.

Este proyecto de ley fue presentado en principio con vigencia 2019 para el caso específico de Bogotá porque, como lo afirmó el representante Lasada, “en esta ciudad se concentra la parte más importante del Producto Interno Bruto, las decisiones que acá se toman son tendencia y tienen repercusiones en el resto de la nación, por eso la elección de la persona que va a ocupar ese cargo debe ser lo más transparente posible”.

De acuerdo con el representante, una segunda vuelta en Bogotá costaría 40 mil millones de pesos, un asunto menor teniendo en cuenta los procesos de revocatoria que se han presentado en los dos últimos gobiernos, “precisamente por esa ingobernabilidad”.

“Eso no implica, que no existan movimientos que promuevan las revocatorias, pero en el fondo esos movimiento lo que denuncian son la poca legitimidad con que se han elegido a los funcionarios”, agregó.

Por su parte, Sarmiento consideró que la discusión debería estar en las instituciones, es decir, planteó la necesidad de hacer cambios de fondo en los órganos electorales para garantizar un mejor desempeño. Además, criticó que el Consejo Nacional Electoral esté conformado por miembros de los partidos que quedan con mayoría de representantes en el Congreso.

¿Por qué una segunda vuelta electoral?

El debate históricamente se ha presentado a nivel nacional en cargos uninominales por la preocupación de construir gobiernos con presidentes fuertes, dada la inestabilidad que se puede provocar al tener un mandatario electo con tan solo el 30% de los votos o que la diferencia entre los candidatos sea muy corta.

Ese debate comenzó en los 90 y aparece con el objetivo de descartar a los aspirantes menos opcionados para que se hagan coaliciones en segunda vuelta. En el caso de los alcaldes se ha dado poco en América Latina y se da en países federales como Brasil y Argentina donde los gobernantes locales tienen una mayor capacidad de gestionar recursos.

En Bogotá el debate se ha dado en siete oportunidades siendo esta iniciativa la más reciente. En julio de 2018 fue radicado el proyecto de ley por medio del cual se modifica el artículo 323 de la Constitución Política de Colombia y se establece la segunda vuelta para la elección de alcalde mayor de Bogotá Distrito Capital. Desde entonces ha tenido cuatro debates y en diciembre pasado fue aprobado en la plenaria del Senado de la República y ahora seguirá su trámite en Cámara.        

El autor Losada se comprometió a modificar la fecha en el proyecto para que entre en vigencia en 2023 y no en 2019. Sin embargo, para la profesora Nadia Pérez, de la Universidad Javeriana, se debería pensar en una salida intermedia, con un umbral mínimo de votos para que se incentiven candidatos más fuertes y las coaliciones se comiencen a formar antes de realizar una segunda vuelta.

Segunda vuelta electoral

  • *008

    Escrito por Claudia Sánchez