Escudo de la República de Colombia

Obsesión por los modelos de ciudad

Publicado el Martes, 07 Febrero 2017, en Noticias

Foto: CreativeCommnos.Flickr/DamianMartin

Columna escrita para Portafolio.com

Los alcaldes, y quienes tienen en sus manos la misión de orientar el desarrollo de un territorio, están cada vez más tentados a buscar modelos de ciudad catalogados como exitosos en otras latitudes y reconocidos como tal a nivel mundial. De allí que se avance desenfrenadamente hacia lo que pareciera ser una nueva obsesión dentro de la gestión pública local, y sobre lo cual se debe tener mucho cuidado.

Se ha convertido en una práctica común que los alcaldes y sus equipos viajen por el mundo visitando ciudades emblemáticas para traer de allí lecciones y modelos, con el fin de ser aplicados en sus territorios; pero pocas veces se interesan por entender y asimilar aquellas realidades para encuadrarlas en sus propios contextos. Muy seguramente, los problemas que tuvo aquella ciudad modelo no son los mismos de la urbe que ahora se quiere modelar, por lo tanto, suponer que si algo allí funcionó, aquí también funcionará, es más que un error.

De aquellas metrópolis modelo, generalmente sobresalen sus modos de recuperación de zonas deprimidas, su espíritu cosmopólita, sus calles limpias, sus nuevas o renovadas formas arquitectónicas, la importancia por el espacio público, su capacidad de interconexión con el mundo y la creciente atracción de turistas por diversas razones. Son capitales pensadas para ser consumidas.

No obstante, paradójicamente todas las ciudades modelo han sido diseñadas por arquitectos, planificadores e ingenieros, que en la mayoría de los casos, se han preocupado más por la creación de estructuras acordes a la ciudad y las nuevas tendencias, y pocas veces han conversado sus proyectos con otras disciplinas para asegurarse de que sean proyectos no excluyentes y con sentido humano. No podrá decirse que el sentido humano está implícito cuando se piensa más en el peatón y menos en el carro, más en el espacio público y menos en las vías, ya que probablemente habrá más peatones, más senderos y más parques, pero a costa de familias que han sido desplazadas para poder construir la nueva infraestructura de la urbe, o, peor aún, muchas familias no disfrutarán de tales sitios porque no tienen cómo pagar los costos de desplazamiento. Leer nota completa

  • Nota publicada por Portafolio.com

    • Etiquetas: Ciudades
    • Visitas: 1054
    • Calificar:
      0.0/5 Rating (0 votos)