Escudo de la República de Colombia

Los retos de Bogotá para convertirse en una ciudad 24 horas

Publicado el Viernes, 15 Diciembre 2017, en Noticias

En la medida en que Bogotá siga creciendo económica y poblacionalmente su futuro estará encaminado a convertirse en una ciudad con actividad durante las 24 horas del día, lo que implica importantes retos en aspectos como seguridad, movilidad, economía, entre otros.

Bogotá. Foto: IEU

 

El Instituto de Estudios Urbanos (IEU) de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) consultó a diferentes académicos para conocer su postura frente a la posibilidad de que Bogotá tenga actividad durante las 24 horas del día, iniciativa que cursa en el Concejo de Bogotá y con la cual se busca, entre otras cosas, impulsar el desarrollo económico de la ciudad.

Para los expertos, Bogotá podría ejemplificar en el país un proyecto de ciudad 24 horas pero no sin antes superar varios retos, principalmente de seguridad. De acuerdo con la profesora Diana Gómez, doctora en Estudios Políticos y Relaciones Internacionales, en ciudades como Buenos Aires (Argentina), Ciudad de Singapur (Singapur), Hong Kong y Shanghái (China) esta modalidad ha implicado un avanzado desarrollo de las condiciones materiales de vida de los habitantes para que la percepción de seguridad sea mejor.

“En ese sentido, las relaciones comerciales de una ciudad como Bogotá podrían mejorar sustancialmente, pero si no se supera ese primer reto podría convertirse en una ciudad mucho más insegura de lo que hoy es”, manifestó la profesora Gómez.

Seguridad

De acuerdo con el profesor Miguel Silva, experto en Defensa Nacional de la Escuela Superior de Guerra, en términos de seguridad es difícil garantizar una ciudad con dinámica de 24 horas, porque aunque la Policía divide a los uniformados en turnos, es evidente que el pie de fuerza debería ser reforzado.

“Pensar una ciudad 24 horas en principio significaría distribuir todas las actividades que suceden en la ciudad en diferentes horarios, eso en teoría, pero en la práctica no todas las actividades van a tener distintos tiempos porque las ciudades siguen teniendo, no solo en Colombia sino en el resto del mundo, una vida diurna, y la nocturna es más complementaria”, señaló.

Además, agregó que otro reto tiene que ver con la tecnología y la gestión de la información, porque habría que adecuar varios elementos para que haya una capacidad de respuesta durante las 24 horas. Lo anterior, genera una desventaja por los desafíos que le plantea esta iniciativa a la capacidad del Estado “que de por sí es limitada en el día y que en la noche se vuelve mucho más evidente por la relación entre noche y delito”, dijo.

Movilidad

Por su parte, César Ruiz, profesor de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Colombia, explicó que los temas de movilidad se deben analizar en doble vía: Por un lado, como una respuesta de la dinámica propia de la ciudad, es decir, si tiende a estar activa 24 horas requiere un soporte de transporte durante el mismo. Por otro lado, se puede inducir desde el transporte que la ciudad se mueva también durante la noche.

“La movilidad puede impulsar cambios en la dinámica de una ciudad. Si tenemos transporte público, funcionamiento de los semáforos, agentes de tránsito 24 horas, probablemente estamos induciendo que la ciudad tenga dinámicas de 24 horas”, manifestó el profesor Ruiz.

Para el experto en movilidad, la capital del país no está suficientemente preparada para asumir dinámicas nocturnas porque no toda la red semafórica o el transporte público funcionan 24 horas; tampoco están disponibles agentes de tránsito y, además, los sistemas de emergencia y de información no están dotados.

“Para eso hay que hacer inversión pública en infraestructura, tecnología, transporte público, al sistema de emergencia, además de hacer un ajuste institucional”, señaló.

No obstante, resaltó que las grandes ciudades como Bogotá también requieren “momentos de tranquilidad”, ya que las dinámicas sin descanso podrían generar problemas de salud pública por el estrés, ruido, contaminación, entre otros. Adicionalmente, actividades como las obras o adecuaciones que se hacen en la noche o la actividad de cargue y descargue de mercancía, se verían afectadas.

Economía

Por la cantidad de población, la producción per cápita, el ingreso por habitante y la importante participación de Bogotá en la economía del país, el decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la U.N., Edgar Bejarano, aseguró que Bogotá sí tiene potencial para ser una ciudad 24 horas, no obstante, si se consideran otras variables como la inequidad o la pobreza, la posibilidad disminuye.

En esta misma línea, el profesor Ricardo Bonilla agregó que “una ciudad con más de 8 millones de habitantes ya debería tener actividad organizada las 24 horas del día y que en la noche no sea algo exclusivo de las zonas rosa”, entre otras cosas porque ya hay empresas que trabajan en 3 y 4 jornadas diferentes.

“Una ciudad como esta debería tener la posibilidad de desarrollarse todo el tiempo: en el horario nocturno se pueden realizar otras actividades de comercio y de servicios, por lo que el empleo se puede distribuir”, añadió.

En este sentido, el profesor Bejarano indicó que el proceso podría realizarse progresivamente, es decir, cambiar los horarios gradualmente e incluso, definir algunas zonas de la ciudad en las que ya hoy se presentan una mayor actividad nocturna.  

“Hay que crear una oferta cultural y recreativa gradualmente para motivar una ciudad con actividad 24 horas. Esto sería conveniente porque Bogotá es una ciudad muy pesada en tráfico por la restricción de horarios para la prestación de varios servicios”, puntualizó.

  • Escrito por Paola Medellín

    • Etiquetas: 24 horas, AGU, Bogotá, economía, movilidad, productividad, seguridad
    • Visitas: 1035
    • Calificar:
      0.0/5 Rating (0 votos)