Escudo de la República de Colombia

Congestión vehicular ¿un problema de movilidad?

Publicado el Jueves, 15 Febrero 2018, en Noticias

De acuerdo con el informe realizado por la firma especializada INRIX a 38 países y 1.360 ciudades, la cual evaluó el impacto de movilidad de estas urbes, Bogotá está entre los diez territorios con más trancones en el mundo y la segunda en Latinoamérica.

Foto IEU - Milton Medina

Según los datos registrados en la agencia de promoción de inversión de la Cámara de Comercio de Bogotá – CCB y el Distrito Capital, Bogotá tiene aproximadamente 8.000.000 millones de habitantes. Por otra parte, el parque automotor registrado en el Registro Único Nacional de Tránsito - RUNT a fecha 31 de diciembre de 2016 fue de 2.271.840, de los cuales 468.474 son motocicletas y 1.803.366 vehículos, maquinaria, remolques y semirremolques.

Por ello, el Observatorio de Gobierno Urbano (OGU), del Instituto de Estudios Urbanos (IEU), de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) consultó a dos ingenieros expertos en movilidad y a una psicóloga, con el objetivo de analizar por qué Bogotá es una ciudad con un alto nivel de trancones.

Para el profesor de la Facultad de Ingeniería de la U.N., César Ruiz, experto en movilidad, urbanismo y economía, “la medición de la que habla el estudio, si bien busca proponer un indicador que refleja ciertas condiciones o problemáticas de movilidad urbana, no necesariamente expresa un fracaso o un éxito de una ciudad en esa temática”.

Ese tipo de mediciones busca identificar ciertas problemáticas que cada vez son más evidentes y recurrentes en la movilidad urbana: el trancón, la congestión el embotellamiento y el atasco, es decir, la dificultad de moverse en medios de transporte basados en vehículos automotores (incluso los buses) que necesariamente demandan más vías vehiculares; “pero esto no expresa un problema general y global de la movilidad de una ciudad”, reveló el experto.

Si bien la congestión casi siempre genera muchos problemas, no necesariamente expresa que la ciudad esté estancada o en decadencia, esto depende de la ciudad y su historia. “Las ciudades que tienden a presentar una mayor congestión por lo general son urbes muy dinámicas y usualmente presentan más ofertas de empleo e ingresos para las personas, es decir, mayor dinámica económica” al menos hasta cierto punto, precisó Ruiz.

Una ciudad entre más desarrollo económico tenga, individualmente las personas se mueven más; este es el caso de Bogotá, donde la gente suele tener un desplazamiento mayor al día, que en muchas otras ciudades colombianas; no obstante, “la congestión sí puede indicar serios problemas de movilidad que requieren comprenderse más a fondo”.

Según el académico, la movilidad en ciudades como Bogotá ha sido altamente dependiente de vías vehiculares, y no en otro tipo de vías o espacios urbanos asociados a otros medios (caminar, bicicletas, transporte público férreo, por ejemplo). En la capital del país, como en otras ciudades, los buses, el Transmilenio, los carros, las motos e incluso los peatones, dependen para su tránsito aún en un porcentaje muy alto del uso y oferta de vías vehiculares, lo que refleja realmente un problema estructural de la ciudad que se ha concebido históricamente.

“Ante el problema de congestión vehicular, incluyendo el transporte público colectivo y masivo, que se basa en buses exclusivamente, los ciudadanos han buscado alternativas que obligan a entender la movilidad desde otras dimensiones, más allá de la dotación de vías vehiculares: las motos, bicicletas e incluso el caminar son alternativas que cada vez tienen más peso” expresó el ingeniero.

En este sentido, resaltó que “el aumento en el uso de las bicicletas en Bogotá, incluso con las dificultades que ya se observan, comienza a ser una noticia mundial”, que pone a pensar que la ciudad está empujando por sí misma cambios de paradigma en la movilidad.

Por otra parte, la psicóloga clínica Laura Ulloa Rocha, egresada de la Universidad Konrand Lorenz, las causas, efectos y consecuencias que pueden llegar a presentar los conductores al encontrarse inmersos en una congestión.

“Sentirse agobiado por perder tiempo que podría ser utilizado en dinámicas personales como la familia, lo laboral, lo social o lo que cada quien contemple necesario en su vida, es molesto en la medida en que estar montado en un bus o un carro acota otras actividades que merman la calidad de vida”, dijo Ulloa Rocha.

En general, las ciudades grandes presentan problemas de congestión y tráficos complejos. Está demostrado que la congestión es inherente a las ciudades y que todas deben soportar una condición de ocupación de las vías en tanto los niveles de ingreso permitan a las personas comprar vehículos privados. Sin embargo, “el problema se convierte en insostenible cuando los habitantes de una ciudad no cuentan con la posibilidad de un transporte público eficiente que les permita tomar la decisión de dejar su automóvil y mejor utilizar el transporte público”, manifestó.

¿El problema afecta a los usuarios?

Cali Movilidad IEU

La psicóloga Laura Ulloa Rocha señaló que los usuarios perciben el problema de la congestión en la medida que sus tiempos de viaje se incrementan exponencialmente dada la cantidad de vehículos que ocupan las vías, generando estrés e intolerancia. Por tanto, insistió en que el mayor problema radica en la falta de un servicio de transporte público con calidad.

Finalmente, el profesor Carlos Alberto Moncada, magister en Transporte y Planeación de Infraestructura y PhD en Ingeniería de la U.N., explicó que “el posicionamiento de la ciudad como una de las más congestionadas se debe a que se tiene una tasa de motorización que si bien creemos que es alta, aún no llegamos a un índice de vehículos por habitante de un país desarrollado”.

En consecuencia, la percepción se da por las condiciones de atraso de la infraestructura y de la falta de conectividad de la malla vial secundaria; “esto impide que puedan ser utilizadas vías alternas diferentes a los corredores principales como la Carrera 30, Avenida Caracas y Carrera 7, que son los que lo usuarios deben utilizar siempre para realizar viajes de larga distancia en la ciudad”, indicó Moncada.  

La congestión es un fenómeno que debe ser analizado con cuidado, ya que es imposible desligarlo de las ciudades con densidades altas y con capacidades de pago que permitan la compra de vehículos. “La moto considero es el problema mayor que estamos enfrentando y que hacia adelante implica los mayores retos de control a la circulación y de acceso a los usuarios”, precisó el PhD en Ingeniería de la U.N.

Datos del estudio

El estudio de INRIX establece el número de horas que los conductores pasan durante el año. Bogotá está en la quinta posición. El informe revela que los conductores bogotanos pasan 41% de las horas pico en una congestión.

Ciudades

1. Los Ángeles, EE.UU.: 104,1 horas en congestiones viales al año.

2. Moscú, Rusia: 91,4 horas.

3. Nueva York, EE.UU,: 89,4 horas.

4. San Francisco, EE.UU.: 82,6 horas.

5. Bogotá, Colombia: 79,8 horas.

6. Sao Paulo, Brasil: 77,2 horas.

7. Londres, Inglaterra: 73,4 horas.

8. Atlanta, EE.UU.: 70,8 horas.

9. París, Francia: 65,3 horas.

10. Miami, EE.UU.: 64,8 horas.

11. Bangkok, Tailandia: 64,1 horas.

12. Caracas: 62,6 horas.

13. Ciudad de México: 61,5 horas.

14. Washington DC, EE.UU.: 61 horas.

15. Dallas, EE.UU.: 59,4 horas

Colombia es el segundo país con más congestión vehicular en el mundo.

1. Tailandia: 61 horas en congestión al año.

2. Colombia: 47 horas.

3. Indonesia: 47 horas.

4. Rusia: 42 horas.

5. Estados Unidos: 42 horas.

6. Venezuela: 39 horas.

7. Sudáfrica: 38 horas.

8. Brasil: 37 horas.

9. Puerto Rico: 37 horas.

11. Reino Unido: 32 horas.

12. Alemania: 30 horas.

13. Eslovaquia: 30 horas.

14. Canadá: 28 horas.

15. Luxemburgo: 28 horas.

  • Escrito por Milton Medina

    *014