Escudo de la República de Colombia

Complejo panorama laboral en América Latina y el Caribe

Publicado el Martes, 04 Junio 2019, en Destacados, Noticias

La expansión del trabajo por cuenta propia, el surgimiento de nuevas formas de trabajo intermediadas por plataformas digitales y, en varios países, una mayor informalidad del empleo asalariado, son indicadores de nuevos retrocesos en el cumplimiento del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) N⁰ 8: “Trabajo decente y crecimiento económico”.

Foto IEU

 

Según el reciente informe del DANE, la tasa de desempleo en abril de 2019 que fue de 10,3%, presentando un aumento de 0,8 puntos porcentuales respecto al mismo mes de 2018 (9,5%). Siguiendo con estos datos, en el total nacional, el Trabajador por cuenta propia y el Obrero, empleado particular fueron las posiciones ocupacionales que tuvieron mayor participación de la población ocupada con 82,4% en conjunto. Las posiciones ocupacionales que más cayeron fueron Trabajador sin remuneración con una variación negativa de 10,8%, seguida de Patrón o empleador con 10,0%.

Las que más crecieron fueron Empleado doméstico con una variación de 11,4% y Obrero, empleado del gobierno con 7,9%. Trabajador por cuenta propia fue la posición ocupacional que más contribuyó negativamente a la variación de los ocupados con 1,5 puntos porcentuales. La posición ocupacional Obrero, empleado particular contribuyó positivamente con 0,9 puntos porcentuales, agregó el DANE.

Está cifra de desempleo preocupa al país, ya que genera incertidumbre en la ciudadanía y refuerza el ideal común que sugiere que la presencia de venezolanos ha contribuido a empeorar el mercado laboral. No obstante, la nueva edición de la publicación Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe, realizada de manera conjunta entre Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), refleja un complejo panorama a nivel regional.

Según el documento, debido a la baja tasa de crecimiento económico proyectada para 2019 (1,3% promedio de la región), a nivel regional las tasas de ocupación y desocupación no registrarán grandes cambios durante 2019. Específicamente, las tasas de desocupación urbana y nacional se ubicarían de nuevo alrededor de un 9,3% y un 8,0%, respectivamente (mismas cifras anotadas en 2018).

Sin embargo, el débil crecimiento económico incidiría nuevamente en una lenta generación de empleo asalariado por lo que se prevé que aumentarán los trabajos de mala calidad media, especialmente cierto tipo de trabajo por cuenta propia, que contribuirá con gran parte de los nuevos puestos que se generen.

Por lo tanto, los organismos de las Naciones Unidas temen que seguirá en aumento la informalidad laboral, tanto por la debilidad en la generación de empleo asalariado, como por la informalización de empleos existentes en algunos países. En consecuencia, es de suponer que la situación laboral se deteriorará, sobre todo en países que en 2019 pasen por una crisis económica, como Argentina, Nicaragua y Venezuela.

La investigación afirma que en el horizonte de un mediano o largo plazo como el que establece la Agenda 2030, los avances hacia el cumplimiento del ODS N⁰ 8 se ven afectados por una serie de tendencias que tendrán un impacto profundo en los mercados laborales, entre ellas el acelerado envejecimiento, los grandes movimientos migratorios y la transformación de la estructura productiva para alcanzar un crecimiento ambientalmente sostenible. Otra tendencia que está afectando los mercados laborales en la región –y lo va a hacer de manera aún más fuerte en el futuro– son las transformaciones tecnológicas, caracterizadas como cambio tecnológico 4.0.

Deterioro ambiental impacta el empleo

De acuerdo con el documento, el deterioro medioambiental afecta también negativamente al mundo del trabajo, por lo cual es urgente una transición hacia un modelo más sostenible, tanto desde el punto de vista medioambiental como laboral.

Por ejemplo, dice el informe, se proyecta que la transición hacia la sostenibilidad energética genere más de un millón de empleos en América Latina y el Caribe hacia 2030. De igual manera, la transición a una economía circular, en la que se mejora la eficiencia y la vida útil de los materiales al promover la durabilidad y la capacidad de reparación, remanufactura, reutilización y reciclaje, conllevaría ganancias de empleo en la región.

Esta transición generaría 4,8 millones de puestos de trabajo netos en 2030, ya que la creación de empleo en sectores de reprocesamiento de acero, aluminio, madera y otros metales compensará con creces las pérdidas asociadas a la extracción de minerales y otras materias. Sin embargo, las transiciones medioambientales también llevan aparejados desafíos para el mundo laboral y la necesidad de desarrollar competencias adecuadas de la mano de obra, agrega la investigación.

  • *080

    Escrito por Paola Medellín con información de la CEPAL

    • Etiquetas: AGU, América Latina, Desempleo, Empleo, Informalidad
    • Visitas: 255
    • Calificar:
      0.0/5 Rating (0 votos)