Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

"Revolución urbana": El reto de integrar el Área Metropolitana de Centro Occidente con otros municipios de la región

Audio, Publicado el Lunes, 22 Febrero 2021, en Área Metropolitana de Centro Occidente, Noticias, Destacados

Uno de los principales retos que actualmente tiene el Área Metropolitana de Centro Occidente es integrarse con más municipios ubicados no solo en el departamento de Risaralda, sino en otros del eje cafetero como Caldas y Quindío para impulsar el desarrollo de la región. Tema de análisis en el programa radial Observatorio de Gobierno Urbano, de Radio UNAL 98.5 F.M.

Pereira vista desde el Cerro Canceles / Foto Área Metropolitana de Centro Occidente

 

Gonzalo Duque Escobar, ingeniero civil y profesor de la Universidad Nacional de Colombia, Sede Manizales, explicó que la teoría moderna del urbanismo plantea que los centros urbanos y las ciudades intermedias tienen que integrarse cuando estén a menos de 3 horas de distancia para complementar e impulsar su economía. 

"La urgencia de ciudades intermedias pequeñas como las del eje cafetero es integrarse, si no nos articulamos vamos a palidecer en medio de las presiones metropolitanas de Cali y Medellín", dijo. "La idea es que desde el eje cafetero hagamos una gran ciudad región, una revolución urbana para incrementar el PIB", agregó. 

El área metropolitana conformada por los municipios de Pereira, Dosquebradas y La Virginia está ad portas de cumplir 40 años desde su creación; en este territorio convergen diferentes actividades de comercio, industria, turismo y el desarrollo de productos agrícolas. Tiene cercanía con otros territorios estratégicos como Manizales, Armenia y el Departamento del Valle del Cauca. 

De acuerdo con Nicolás Albeiro Betancurth Villa, director del Área Metropolitana Centro Occidente (AMCO), se ha logrado avanzar en el proceso para la anexión de municipios del Valle del Cauca como Cartago, Ulloa y Alcalá, y se han recibido solicitudes de los municipios de Ansermanuevo, Roldanillo y La Victoria. "Esto nos permitiría una conurbación con el departamento vecino y crecer de manera exponencial con municipios de características similares a los de Pereira, Dosquebradas y La Virginia”, manifestó.  

El director del AMCO precisó que en el departamento de Caldas se está adelantando un proceso para la creación del Área Metropolitana Centro Sur, conformada por los municipios de Manizales, Villamaría, Neira, Chinchiná y Palestina. 

“Con el Área Metropolitana Centro Sur vamos a hacer una integración más práctica porque estamos también en la Asociación Nacional de Áreas Metropolitanas y podemos hacer la labor para ir avanzando en involucrar al departamento de Quindío”, expresó. “Con dos áreas metropolitanas en el eje cafetero comenzamos a evitar desde Caldas el vaciado a Medellín y desde Risaralda a Cali”, consideró.  

El profesor Gonzalo Duque mencionó algunos elementos clave para construir sinergias territoriales entre el Área Metropolitana de Centro Occidente y el esquema pensado en el centro sur de la región. En ese sentido, explicó que Chinchiná ofrece ventajas logísticas como polo de desarrollo industrial por ser la bisagra de la ciudad región del eje cafetero. Neira, un municipio verde e incluyente, es la puerta del paisaje cultural cafetero y un potencial sistema de conexión con el corredor férreo del río Cauca, que sobresale como despensa agrícola. Palestina, además de su equipamiento recreacional, tiene ventajas para una plataforma logística en modo aéreo con Aerocafé, “un asunto que no está bien desarrollado en Colombia”, aclaró. 

Villamaría es un polo turístico gracias al termalismo y el paisaje andino, y aporta servicios ambientales estratégicos como regulación hídrica y climática. Manizales, contribuye con su fuerza económica, servicios bancarios, de salud, educación e industria y tiene posibilidades regionalmente compartidas para una plataforma logística con el kilómetro 41 con ventajas de emprendimiento e innovación en el conglomerado. 

"El departamento de Caldas además de resolver la fragmentación social y espacial del territorio mediante una figura estable en el tiempo y jurídicamente capaz, puede avanzar en la creación de una ciudad región con una zona conurbada de hecho. La figura de una área metropolitana ofrece ventajas para una revolución urbana que no se puede lograr con una simple asociación de municipios”, expresó el profesor de la Universidad Nacional. 

Ley 1625 de 2013: Régimen para las Áreas Metropolitanas

El profesor Gonzalo Duque consideró que la Ley 1625 de 2013 permite avanzar hacia la revolución urbana que requiere el eje cafetero. "En lugar de competir entre sí, los municipios deben conformar un sistema conurbano para prevenir conflictos y potenciar desarrollos, complementando sus economías", dijo. 

El académico resaltó los beneficios que tiene integrar las áreas metropolitanas en el eje cafetero: fortalecimiento de la gestión de recursos; planeación con más capacidad; resolución conjunta de problemas ambientales y regionales; crecimiento económico asociado a economías de escala y a un mercado ampliado; reducción de costos de producción y prestación eficiente de servicios de mayor escala; más oportunidades laborales y de educación; fortalecimiento del turismo y consolidación de un sistema integrado de transporte público metropolitano. 

“Al definir los hechos metropolitanos, cambiar el concepto de municipio núcleo y ajustar la definición de área metropolitana a criterios más amplios que el de una conurbación o asociación de municipios, la Ley 1625 de 2013 respeta la autonomía y genera equilibrio en la forma de construir y distribuir el poder, y las oportunidades en el territorio gracias a que las decisiones pesan igual entre los municipios asociados”, puntualizó el profesor Duque.  

No obstante, Nicolás Betancurth manifestó que esta Ley "quedó corta porque no da instrucciones claras a los miembros que integran las áreas metropolitanas de cómo hacer los aportes de manera económica y la funcionalidad en el tema administrativo".

"La ley quedó corta en darles herramientas suficientes a las áreas metropolitanas, si bien le da un viraje importante y las desliga de los otros esquemas asociativos, también es cierto que tenemos que buscar la manera de conseguir recursos para fortalecerlas", advirtió. 

En ese sentido, el director del AMCO sostuvo que falta más articulación con el gobierno nacional porque hay baja coordinación en la planeación e inversión para el desarrollo territorial. "Hay una deficiencia armónica entre la planeación para el desarrollo y la planeación para el ordenamiento territorial, esta es una debilidad que se debe tener en cuenta; hay escasa consolidación del nivel regional intermedio de planeación y gestión y de esos incentivos a la asociatividad territorial”, insistió. 

  • *027

    Escrito por Paola Medellín Aranguren

    Las opiniones contenidas en este artículo no expresan la posición institucional del Instituto de Estudios Urbanos de la Universidad Nacional de Colombia.