Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Medellín y Manizales: Desafíos de los planes de desarrollo en tiempos del coronavirus

Audio, Publicado el Domingo, 26 Abril 2020, en Destacados, Noticias

Los proyectos de plan de desarrollo municipales y distritales para el próximo cuatrienio fueron formulados en un país sin coronavirus. En este escenario el desafío de los mandatarios locales es replantear las estrategias y la distribución del presupuesto para reconstruir el tejido social y económico que afectó profundamente esta pandemia.

Medellín / Foto IEU

 

En diálogo con el Observatorio de Gobierno Urbano, de UN Radio 98.5 FM, Fernando Zapata, de la Corporación Convivamos y la Universidad EAFIT, y Patricia López, miembro del Consejo Territorial de Manizales, coincidieron en que los planes de desarrollo de Medellín y Manizales, respectivamente, se deben redireccionar teniendo en cuenta el impacto que ha tenido la pandemia en lo social y económico, en aspectos como el empleo, la cadena empresarial, la vulnerabilidad de la población y el modelo de Estado. Igualmente, plantearon interrogantes respecto a los objetivos iniciales de los programas de gobierno de los mandatarios. 

Medellín Futuro 

Según explicó Jorge Mejía Martínez, secretario de Planeación de Medellín, el Plan de Desarrollo Medellín Futuro es una apuesta por modernizar a la ciudad y lograr condiciones de equidad, desarrollo y sostenibilidad, acordes con los lineamientos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. 

En este plan de desarrollo se definieron cinco líneas estratégicas que le dan direccionamiento a la ciudad: recuperación económica y el valle del software; recuperación del ámbito social teniendo como epicentro a la familia; ecociudad, sosteniblidad y mejoramiento de la calidad del aire; transformación educativa y gobernabilidad y gobernanza. De estos ejes se desprenden 30 componentes, que a su vez se traducen en 113 programas.

Fernando Zapata, miembro de la Corporación Convivamos y profesor ocasional de la Universidad EAFIT, aseguró que con el Covid-19 se debe "reflexionar sobre un redireccionamiento del plan de desarrollo, con el fin de lograr la reactivación económica y social de la ciudad". 

Para el profesor Zapata, no basta con mantener el tejido empresarial que se tenía antes de la pandemia, sino que se requiere una inversión importante en materia social. “El modelo de Estado que se tenía en el mundo está cuestionado de manera sensible, esto nos aboca a renovar la forma en la que el Estado actúa a nivel territorial”, manifestó. 

“Lo anterior significa que acudimos a la necesidad de un Estado más protector e interventor, con mayor capacidad de actuación, direccionado hacia el gasto social. Esto lleva a encontrar una nueva fuente de recurso público que permita solventar esa inversión”, añadió. 

Una de las apuestas de Medellín es el Valle del Software, una estrategia de desarrollo económico con enfoque territorial y de gestión del conocimiento para incidir a partir de la educación, la ciencia, la tecnología, la innovación y el emprendimiento en la generación de nuevas oportunidades, en el marco de la Cuarta Revolución Industrial. 

Sin embargo, el profesor Zapata consideró que se debe preguntar cuál es la validez de esta pretensión y hasta dónde puede avanzar o no la Cuarta Revolución Industrial en el mundo. “Lo que puedo vislumbrar, con ausencia de datos, es que muy probablemente esta revolución quede aplazada para mejores años porque, entre otras, requiere un intercambio de conocimientos y un encadenamiento de valor que no se van a desarrollar dadas las condiciones”. 

Manizales + Grande 

De acuerdo con Juan Felipe Jaramillo, secretario de Planeación de Manizales, el Plan de Desarrollo de Manizales + Grande se basa en cinco líneas estratégicas: la ciudad del desarrollo humano con equidad; la ciudad competitiva con empleo e innovación; la ciudad sostenible y resiliente; la ciudad conectada y gobernanza con transparencia. “Hemos planteado, a partir del programa de gobierno, un diamante que tiene en el centro a la sociedad”, expresó. 

Al respecto, Patricia López, miembro del Consejo Territorial de Planeación, aseguró, en primer lugar, que a la ciudad “le falta tener clara su vocación” y, en segundo término, que en el proyecto de plan de desarrollo se extraña una mención más clara a los programas y presupuestos que darán concreción a sus direccionamientos generales.. A pesar de que el proyecto atina a objetivos bien estructurados, no existe claridad sobre la forma en la que ellos serán llevados a la realidad.  

“Es importante que la administración aclare cómo va a cumplir las estrategias del plan, teniendo en cuenta que el presupuesto se ha tenido que direccionar a otros usos debido a la pandemia”, indicó. 

Adicional a esto, en el diagnóstico del plan de desarrollo no se tuvieron en cuenta los más de 72 estudios que se realizaron para el Plan de Ordenamiento Territorial, dado que “es muy poco el tiempo que tienen los mandatarios para hacer el plan, lo cual genera muchos vacíos”, puntualizó.  

Con todo, resulta claro que en todos los municipios del país será necesario reevaluar los proyectos de plan de desarrollo a partir de las observaciones de los Consejos Territoriales de Planeación y, en especial, a raíz de la situación crítica en materia socioeconómica a la que ha conducido la pandemia. 

  • *040

    Escrito por Paola Medellín