Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

La deforestación por incendios en la Orinoquia y la Amazonia afectan la calidad del aire de Bogotá y otras grandes ciudades

Audio, Publicado el Lunes, 26 Octubre 2020, en Destacados, Noticias

Los picos de contaminación en el aire de ciudades como Bogotá, Medellín y Cúcuta en medio del aislamiento preventivo por la Covid-19 dejaron en evidencia factores externos a los centros urbanos que inciden en esta problemática.

La deforestación vía incendios está afectando la calidad del aire de Bogotá y otras ciudades / Foto Pixabay

 

En diálogo con el programa radial Observatorio de Gobierno Urbano, Juliana Chaparro, consultora en estudios de impacto ambiental, y Danys Ortiz, estudiante de la Maestría en Meteorología de la Universidad Nacional de Colombia, afirmaron que hay una estrecha relación entre la calidad del aire de las ciudades y la deforestación vía incendios que se está presentando en las regiones de Orinoquia y Amazonia. 

De acuerdo con Danys Ortíz, varias ciudades del mundo mejoraron su calidad del aire en tiempos de cuarentena. Sin embargo, ciudades como Bogotá, Medellín y Cúcuta no registraron una mejora en la calidad del aire a pesar de que las industrias y el transporte se contrajeron en 45.5 % y 90 %, respectivamente. “Tuvimos una disminución alta de los factores antrópicos propios de las ciudades que contaminan tradicionalmente el territorio urbano, pero la calidad del aire no mejoró”, afirmó. 

Para Juliana Chaparro, la cuarentena ofreció una oportunidad para establecer el peso de los aportes sobre la calidad del aire. “Quedó en evidencia que no solamente están pesando las dinámicas de las ciudades en la calidad del aire, sino que hay otros factores externos que contribuyen enormemente al empeoramiento de las condiciones”, dijo. 

Según la investigadora, las estaciones de monitoreo de calidad del aire de la Secretaría Distrital de Ambiente evidenciaron en los primeros 15 días de la cuarentena, acumulaciones de material particulado superiores a las registradas días previos. “Las cifras muestran en pleno aislamiento concentraciones de PM2.5 de entre 30 y 50 microgramos por día, un número muy por encima del límite establecido por la Organización Mundial de la Salud, que afirma que debe ser de 25 microgramos”, advirtió. 

10 07 20 Radio Calidad del Aire

Danys Ortíz precisó que es importante tener en cuenta que la atmósfera es un medio global que no se define por límites administrativos, “por esto no podemos decir que la contaminación en ciudades como Bogotá dependen únicamente de sus dinámicas; los incendios en la Orinoquia y Amazonia afectaron la ciudad. No se trata de un problema local sino regional”.  

De acuerdo con el investigador, los incendios en el momento que inició la cuarentena rondaban los 3.092 focos al día. A pesar de que la ciudadanía estaba en aislamiento, la calidad del aire solo mejoró hasta cuando estos incendios disminuyeron en un 750%, . “Los picos que se registraron a mediados de abril corresponden con un ascenso en la cifra de los incendios en el oriente del país, por tanto no podemos hablar de calidad del aire sin considerar los factores externos”, insistió. 

Nueva dimensión para la política pública

Juliana Chaparro, miembro de la Fundación Myriam Hernández Sabogal, explicó que al hacer una revisión de la política pública sobre calidad del aire, e incluso el Conpes 3943 de 2018, se pudo encontrar que parten del supuesto de que la reducción de la contaminación en el aire en las ciudades se logrará a través de acciones especialmente dirigidas a las fuentes móviles (transporte) y a las fuentes fijas (industria). 

“Este enfoque pasa por alto el peso de las dinámicas externas en el empeoramiento de la calidad del aire, particularmente el problema de la deforestación vía incendios, que como lo demostró la cuarentena contribuye enormemente a las malas condiciones del aire y al problema del cambio climático”, señaló Chaparro. 

Reconociendo esto, los investigadores afirmaron que se debe propender por un enfoque integral de la política pública que reconozca la interdependencia de varios territorios en tanto lo que sucede en las ciudades está conectado con las regiones. “Dentro de la política pública debe proponerse un enfoque que integre esas dinámicas externas a la ciudad para poder mejorar la calidad del aire”, dijo Dany Ortiz. 

Políticas de deforestación

Los bosques tienen una estrecha relación con la calidad del aire y el cambio climático. La deforestación vía incendios se está concentrando en zonas de expansión de frontera agrícola. “Esta práctica viene ganando un peso importante en el país, como forma de apropiación de las tierras”, indicó Chaparro. 

"Así como las políticas de calidad del aire requieren un nuevo enfoque, las políticas contra la deforestación necesitan ajustes en al menos dos sentidos: uno, entender que detrás de la deforestación hay un problema social, ligado a los campesinos y colonos sin tierra; y dos, en relación a los incentivos a renglones económicos como la ganadería y la agroindustria, identificados como principales causantes de la deforestación en varias regiones del país", manifestó. 

Danys Ortiz precisó que el enfoque de seguridad que tiene la política le atribuye a la deforestación una responsabilidad netamente penal, sin entender las dinámicas territoriales. "Termina siendo penalizado el eslabón más débil, pero no se ataca el problema desde una perspectiva más amplia y completa, entendiendo las dinámicas sociales detrás de esta práctica. Esta caracterización del problema debería ser más completa y debería llevarse más allá del enfoque de seguridad", consideró.

En consecuencia, los investigadores señalaron que se deben buscar alternativas de sostenimiento económico a las poblaciones involucradas en las actividades de deforestación con el fin desincentivar estas prácticas. Las ciudades interesadas en mejorar su calidad del aire deberían contribuir también a este propósito. 

  • *192

    Escrito por Paola Medellín 

    Las opiniones contenidas en este artículo no expresan la posición institucional del Instituto de Estudios Urbanos de la Universidad Nacional de Colombia.