Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

“Con la adhesión de Colombia al Acuerdo de 1958, los ciudadanos podrán adquirir vehículos cada vez más seguros.” director de la ANSV

Texto, Publicado el Domingo, 01 Mayo 2022, en Noticias, Destacados

Se radicó un proyecto de ley para la adhesión de Colombia al acuerdo de 1958 de la Organización de las Naciones Unidas, sobre vehículos seguros. El Instituto de Estudios Urbanos dialogó con Luis Lota, director de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, ANSV, sobre los pros de estas medidas.

Foto tomada por : ANSV

El Ministerio de Transporte radicó un proyecto de ley para reglamentar los estándares internacionales sobre vehículos seguros ¿Cuáles son las novedades del proyecto?

El proyecto de ley busca aprobar la adhesión de Colombia al Acuerdo de 1958 de la Organización de las Naciones Unidas, el cual es reconocido a nivel internacional como un instrumento eficaz para garantizar un alto nivel de seguridad. Busca establecer requisitos técnicos para establecer estándares de seguridad de los automotores.

Esta adhesión favorecerá la armonización normativa de Colombia para incentivar la circulación de vehículos con mayores niveles de seguridad, medida que ha sido identificada en el mundo como una de las acciones más eficientes para proteger la vida de los actores viales.

De aprobarse la adhesión de Colombia a este Pacto, seríamos el primer país en Latinoamérica en tener este tratado como pilar de la Seguridad Vial. Es de resaltar que Colombia está avanzando en otros frentes como la reglamentación de llantas y frenos para motocicletas, que buscan que las motocicletas que comiencen a venderse en el país tengan frenos ABS y CBS. 

¿Por qué la importancia de reglamentar esta materia mediante una ley nacional?

Para Colombia, ser signataria del Acuerdo de 1958 representa la articulación del país con un estándar que ha sido implementado por los países que cuentan con menores tasas de siniestralidad vial. 

Diferentes políticas internacionales (como la Declaración de Estocolmo) y nacionales (como el Plan Nacional de Desarrollo y el Plan Nacional de Seguridad Vial) han plasmado de forma prioritaria el llamado a Colombia de acoger este tipo de instrumentos internacionales.En primer lugar, por los impactos positivos que ello tiene en la reducción de personas lesionadas y fallecidas en siniestros viales, y en segundo lugar, por los beneficios que se generan para el comercio internacional, que los países unifiquen los requerimientos técnicos de los vehículos.  

A la fecha, 56 países de Europa, África, Asia y Oceanía han adherido a dicho Acuerdo, de tal forma que Colombia sería el primer país de América Latina y el Caribe en hacer parte del Acuerdo. Es preciso señalar que las adhesiones a acuerdos o tratados internacionales requieren la aprobación del Congreso de la República.

El país ha suscrito varios acuerdos internacionales sobre la seguridad vial, aspecto sobre el cual desde la Agencia que usted preside se viene trabajando ¿Qué compromisos se desprenden de dichos acuerdos?

En el 2020, Colombia participó en la Tercera Conferencia Ministerial sobre Seguridad Vial, que tuvo como resultado la proclamación de una segunda Década de acción por la seguridad vial a 2030, así como la Declaración de Estocolmo. 

Allí, se asume el compromiso de adoptar el enfoque Sistema Seguro para gestionar la seguridad vial y trabajar por alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible en la materia, esto es, reducir en por lo menos el 50 % el número de víctimas fatales por causa de los siniestros viales. 

En materia de seguridad vehicular, la Declaración de Estocolmo alienta a los estados a convertirse en partes contratantes de los instrumentos jurídicos de las Naciones Unidas sobre seguridad vial, entre ellos, el Acuerdo de 1958, así como a aplicar, implementar y promover sus disposiciones o reglamentos de seguridad. En particular, exhorta a los países a asegurar que todos los vehículos producidos y vendidos para cada mercado para 2030 estén equipados con los niveles adecuados de seguridad.

De aprobarse este proyecto, ¿Qué impacto tendría en la movilidad de nuestras ciudades?

La adhesión al Acuerdo de 1958 reconoce la vulnerabilidad de los actores viales y la corresponsabilidad que nos asiste a diferentes agentes en pro de la seguridad vial, en este caso particular, es importante considerar que la industria automotriz tiene un rol muy importante en la oferta de alternativas tecnológicas que hacen más seguros los vehículos.

Este acuerdo está encaminado a requerir la comercialización de vehículos equipados con sistemas y componentes que reducen las probabilidades de siniestros, mitigan la gravedad de las lesiones e incentivan al usuario a comportamientos seguros, por ejemplo, sistemas de frenos ABS, control electrónico de estabilidad, frenado automático de emergencia, airbags, cinturones de seguridad y llantas más seguras, alerta de uso de cinturón de seguridad, entre otros. Sistemas y componentes que han sido sometidos a procesos que respaldan su desempeño seguro.

Este avance persigue como objetivo la protección de la vida e integridad de los actores viales, por lo cual, con él se generan condiciones para una movilidad segura. La movilidad segura impacta la calidad de vida de los ciudadanos al proteger sus derechos fundamentales más valiosos, y a la vez, genera otros impactos como la reducción a las afectaciones a la productividad de nuestras ciudades, la disminución en los costos asociados al sistema de salud, entre otros.

¿Cuáles son los retos en materia de protección de los actores viales que tendría la Agencia en caso de que esta normativa sea ley nacional?

La ANSV inició el proceso para que Colombia tenga un ascenso tecnológico vehicular, este es un trabajo que ha requerido la articulación de diferentes entidades del Gobierno nacional, la industria y la ciudadanía. Con la adhesión de Colombia al Acuerdo de 1958, el siguiente reto del país consiste en la configuración de determinados procesos administrativos requeridos y de forma posterior, la identificación y aplicación de los reglamentos técnicos vehiculares. De esta manera, los ciudadanos podrán adquirir vehículos (carros, motocicletas, tractocamiones) cada vez más seguros.

  • *094

    Entrevista realizada por:  Claudia Sánchez y Milton Medina

    Las opiniones contenidas en este artículo no expresan la posición institucional del Instituto de Estudios Urbanos de la Universidad Nacional de Colombia.

    • Etiquetas: Acuerdo de 1958, ANSV, Movilidad, Vehiculos
    • Visitas: 541
    • Calificar:
      0.0/5 Rating (0 votos)
    • Compartir en: Bookmark and Share